More

    Calistenia: un deporte con futuro

    El pasado 16 de mayo se reunieron por primera vez en la historia de la Calistenia varias personalidades de este “nuevo” deporte que practican miles de fanáticos en el mundo hispánico. La reunión virtual, cuyo título lo dice todo: “Pasado, presente y futuro de la Calistenia” fue organizada por Joel Alonso, un entrenador canario con autoridad y recorrido en esta disciplina. El objetivo de la misma, según sus palabras finales era el de “ponernos de acuerdo sobre el futuro del deporte”, al que atraviesan ahora mismo diversas corrientes que no concurren a la unidad de criterios; condición indispensable para estructurarlo profesionalmente algún día en los años venideros.

    En el salón virtual estuvieron presentes atletas de ambos hemisferios como el campeón mexicano Tony Gaste y una entrenadora de Guatemala llamada Marisol. La delegación española, mucho más nutrida, la componían el madrileño Jordan Bioco, una figura de mucho peso en las redes sociales, Sergio Ordóñez, valenciano y campeón de la disciplina, así como el gimnasta olímpico Rubén López, quien desde hace algunos años intenta unificar lo mejor de ambos mundos. La asamblea se lució igualmente con la presencia del veterano Yerai Alonso, uno de los primeros a dar a conocer la disciplina en España y creador de una aplicación de la que ya hemos hablado “Calisteniapp”.

    Calistenia.tv ha resumido para sus lectores los principales temas tratados y lo más significativo de lo que allí se dijo.

    El primero en intervenir fue el atleta madrileño Jordan Bioco. De entrada consideró que el deporte “está en pañales” pero que ha evolucionado mucho con respecto al año 2010 fecha en que -estima, que comenzó a extenderse por España. Concretamente asegura que los practicantes empezaron a comprender que podían organizarse para hacer exhibiciones, pero también para vivir de ello.

    Conocedor de la historia de la disciplina, estimó que hubo un salto cualitativo en la misma cuando los atletas fueron mejorando su nivel, lo cual hizo necesario la creación de parámetros objetivos para poder valorar los diferentes ejercicios y figuras. De este modo se fueron separando las áreas en las que se suele competir, como se consiguió según su punto de vista, a partir del año 2017. Aun así, estima que todavía la calistenia se encuentra a «años luz» de otros deportes que tienen los baremos establecidos para valorar el trabajo que se realiza durante las competencias

    Por su parte Sergio Ordóñez piensa que a Bioco se le han olvidado las competencias de calistenia que han tenido lugar en otros países y que también han marcado hitos en la historia de la disciplina. Valora que las mismas han sido apoyadas por los gobiernos de esos países y que esto ha contribuido a su éxito.

    ¿En las manos del gobierno o de federaciones privadas?

    Joel Alonso interviene para preguntarse si el auge futuro de la disciplina dependería del gobierno o de las iniciativas privadas, mientras que por su parte Bioco reitera que, a pesar de los recursos puestos por los gobiernos en los primeros años seguía faltando una escala objetiva para evaluar a los atletas y que, desde su punto de vista aquí radica el avance, ya que los recursos en general de los que se dispone ahora mismo han mermado. Respondiendo a Joel, por último, afirma que las dos tienen que venir de la mano porque si no hay apoyo estatal para que oficializar los espacios y la disciplina, se dificulta que puedan conseguirse los patrocinadores privados. Ahondando la idea puso el ejemplo del futbol, articulado en la existencia de entidades oficiales, pero impulsadas por empresas privadas. Para Bioco la calistenia tiene futuro porque puede montar espectáculos «fabulosos» con el nivel de los atletas que ahora mismo entrenan en los parques.

    El debate partió entonces al tema de cómo se puede vender la disciplina a las empresas susceptibles de conceder financiamientos esperando obtener ganancias, algo que según la intervención de Yerai Alonso todavía no se ha conseguido. El canario, considera que podría imitarse lo que se hace con las llamadas “peleas de gallos”, ya que las mismas se organizan con regularidad y luego los videos de los encuentros pasan a las redes sociales, lo que ayuda a amplificar su notoriedad. Aprovechó para hablar de su aplicación de Calistenia que podría servir para organizar los eventos que se organicen en el futuro y avanzó que él y su equipo están trabajando en ello.

    Sobre el tema, intervino también el gimnasta olímpico Rubén López. Desde su punto de vista, lo que el observa es la falta de unidad en los actores. Se asombra de la cantidad de personas que hacen calistenia sin concertarse “y no es que crea que haya que hacer una federación”, aseguró, pero la verdad es que se ganaría mucha visibilidad si se encuentra la manera de organizar algo en ese sentido». Esta idea fue ampliada por Marisol, la única chica en el grupo, la que sostuvo en su intervención la necesidad de buscar apoyo gubernamental, ya que esto permitiría “estandarizar” la disciplina, lo cual facilitaría la vida de los atletas que quisieran por ejemplo instalarse en otros países; por eso, aseguró, hace falta unidad para facilitar el crecimiento colectivo «Si queremos que un día esto se convierta en una disciplina olímpica, la pregunta que hay que hacerse es si ha llegado la hora de seguir creciendo individualmente o pensar en algo más grande que nosotros mismos”.

    Dos ideas de futuro

    Yerai vuelve a tomar la palabra para aclarar que una federación ya existe en Rusia donde trabaja una Federación de Calistenia y que la misma ha abogado (y conseguido) que otros países como Letonia o Kazajstán creen instituciones similares, aunque aclaró que los intentos que se han hecho para que se reconozca como disciplina olímpica no han dado resultados.  Destacó igualmente que en España existe una Federación, pero que la misma trabaja todavía para ser reconocida y aceptada.

    Sergio Ordóñez por su parte estima que el crecimiento de corrientes y asociaciones es imparable y que las cosas no van por el camino de la unidad. Una idea que comparte Jordan Bioco quien volviendo al ejemplo de las “peleas de gallos” explicó que las mismas surgieron en un contexto particular y que por lo general están, apoyadas por empresas, lo que no es el caso de la Calistenia. Sin abandonar la idea de la creación de una Federación, considera que por el momento se trata de centrarse en metas más objetivas. Sergio, por su parte, reitera que es un deporte que nace en la calle y que debe encontrar su propio camino sin buscar imitar a disciplinas ya establecidas. Jordan concluye afirmando que en su opinión, el modelo de “las peleas de gallos” no conviene a la Calistenia y que la misma en la actualidad tiende más bien a seguir el ejemplo de las competencias de Crossfit, una disciplina creada por una asociación privada organizadora de eventos y una empresa que suministra los fondos.

    Dios nos libre del dinero

    Joel Alonso interviene para apoyar la visión de Jordan Bioco, destacando que el Crossfit es la disciplina que más ha crecido en el 2019 y que los modelos de que crea, así como sus atletas, se están imponiendo en el imaginario popular. Aprovechó para preguntar la manera en que obtiene fondos la Federación de gimnasia española, y Xinso le explicó que una buena parte de los fondos proviene de la venta de licencias deportivas. En ese sentido Joel explica que tiene que haber una evolución en la mentalidad de los practicantes, ya que es importante entender que depende de todos ellos que pueda estructurarse este deporte, pero sobre todo, que deben comprender que deben invertir para poder organizar las competencias, algo que en su parecer, pocos aceptan.

    Bioco está de acuerdo y machaca que este cambio de mentalidad debe intervenir de inmediato, porque si bien es cierto que cualquiera puede entrenar por libre, si se pretende obtener la ayuda de un entrenador hay que saber que el tiempo dedicado para ello tiene un precio. Aprovechó para apoyar la idea de contribuir con una cuota para participar en las competencias, lo que permitiría mejorar las infraestructuras y retribuir a los organizadores.

    Modalidades con perspectivas y formatos

    Tras llegar a un consenso sobre este punto, Yerai destacó que en las últimas competencias en las que ha participado como juez ha notado un incremento de modalidades como las repeticiones con lastre o de resistencia, algo que evidencia una evolución dentro de la disciplina, centrada anteriormente en las figuras. Aseguró que «ahora parece inclinarse por destacar el dominio de los ejercicios básicos». Para Bioco las modalidades son importantes, pero insiste que habría que pensar en el formato. Citando como ejemplo las secuencias de repeticiones las que calificó justamente de «aburridas», aunque reconoce que existe un público para ellas, lo mismo que una enorme cantidad de atletas que la practican fuera de todo circuito al los que habría que captar. Joel por su parte cree que si el crossfit está teniendo tanto éxito es porque los ejercicios que presenta, «los básicos de toda la vida», parecen mucho más alcanzables que una figura de calistenia que «puede llamar la atención, pero que un practicante puede estimar como inalcanzable, creyendo por desconocimiento que ese deporte no está hecho para él», aseguró.

    A continuación, la charla tomó el camino del formato mas adecuado de esas futuros eventos deportivos con la intervención de Marina y de Tony Gaste. La Guatemalteca piensa que el apoyo institucional sí es importante, mientras que el campeón mexicano pone como un ejemplo a seguir el mercadeo del crossfit. También piensa que el formato de las batallas “vende” y que es lo que más motiva al público y pone de ejemplo al atleta Brendan Mayer que organiza eventos con este formato con mucho éxito. En resumen, según Gaste «la calistenia debe seguir su propio camino y que cada uno se las arregle para encontrar la mejor fórmula para alcanzar el éxito». La nueva intervención de Xinso parece apoyar la idea del modelo defendido por el mexicano sobre el crossfit. Basándose sobre su historia personal, también coincidió sobre la estrategia de conseguir un modelo de financiamiento basado en empresas privadas y en el apoyo del público, estimulando la práctica de ejercicios que puedan ser ejecutados por la mayoría de las personas.

    Joel Alonso vuelve a intervenir para recentrar el debate constatando que existe un desconocimiento por parte de los practicantes que van al parque a hacer dominadas y consideran que “no están haciendo calistenia”, ya que de alguna manera esta se asocia cada vez más al «estilo libre». También recuerda que existe actualmente a disposición del público una gran cantidad de contenidos y tutoriales que les facilitan la vida, contrariamente al momento en que muchos de los presentes empezaron a entrenar y pidió que los tertulianos se expresasen al respecto.

    Jordan Bioco está de acuerdo con la apreciación, pero considera que la diferencia no está tanto en la percepción que tiene el público de lo que es la calistenia, sino en las diferencias que se aprecian entre los propios practicantes, ilustrándolo con la aparente oposición que se produce entre algunos divulgadores de la misma, a la hora de valorar el tema del uso de lastres, por ejemplo.

    Yerai, estima que no es el momento de dividirse y que el uso de pesas no está reñido con la calistenia y que por tanto, las futuras competencias deberían incluirlos, del mimo modo que las demás modalidades como el estilo libre, las repeticiones y las figuras.

    Xinso vuelve a tomar la palabra para explicar como se organizan las competencias de gimnasia y reitera que cada persona debe centrarse en sus objetivos para poder entrenar en consecuencia, ayudándose en todos los elementos que puedan ayudar a conseguirlos. Marisol aprovecha para intervenir igualmente destacando el papel que han tenido las competencias para el desarrollo de la gimnasia, y que si esto no ocurre todavía en calistenia es por que se encuentra en un “proceso de transición”. En cualquier caso, aprueba la idea de aglutinar todas las prácticas existentes sin exclusiones porque “nuestro objetivo es desarrollar este deporte”, enfatizó.

    Joel se pregunta en la manera de difundir este consenso. Xinso considera que lo mejor es la ayuda mutua, buscando los conocimientos de cada cual y dejar los egos de lado. Sobre este tema, Bioco aprovecha para recordar el debate lanzado por Yerai sobre el entrenamiento de piernas, algo que los practicantes de Calistenia suelen desatender para concentrarse en el tren superior. En resumen, para el madrileño, los mensajes de los practicantes más influyentes en las redes sociales tienen un gran impacto entre sus seguidores y que esto debería aprovecharse mejor.

    Sergio estima que las polémicas sobre el tema del trabajo de piernas en Calistenia lanzado por Yerai, es absurdo en la medida en que, en su opinión, un atleta de verdad, en función de sus objetivos del momento profundiza uno u otro grupo muscular y que de esa manera consigue perfeccionarse. Joel aprovechó para recordar a sus seguidores que deben tomar sus consejos de manera crítica, contrastándolos de ser posible para evitar malos entendidos, pero puntualiza que no le es ajeno el peso que puedan tener las opiniones de los presentes, en la media en que cada uno de ellos se han convertido en las caras más visibles de este deporte en el ámbito hispano.

    ¿Un deporte con futuro?

    El último tema propuesto por Joel fue el del futuro de la Calistenia. En general el consenso es positivo. Por ejemplo, para Sergio la disciplina se encuentra en plena expansión y no hay razones para revertir la tendencia. Yerai coincide y recuerda que se debe hacer hincapié en el tema del formato de las competencias para generar el interés de las empresas. Bioco reconoce que el reconocimiento institucional de la Calistenia está lejano, pero por esa razón hay que centrarse en ganar adeptos para que la disciplina sea cada vez más conocida, pero que lo realmente importante es crear un ecosistema sostenible que permita que los atletas puedan vivir de lo que les gusta. Xinso piensa lo mismo, pero destaca que la calistenia sirve también para redescubrir el mundo de la gimnasia y viceversa, reiterando para concluir que lo primero es “definir los límites de la disciplina y sus pautas” y luego “ponernos a trabajar todos juntos para conseguirlo”, exhortó.

    Marisol por su parte, afirmó que la disciplina está abierta a todo el mundo y en particular a las chicas, para las no hay límites si se proponen, por ejemplo, conseguir los ejercicios estáticos. Concluyó reafirmando su idea inicial de que “debemos organizarnos mejor”.

    Para cerrar el debate Joel resumió los principales temas tratados y recalcó la necesidad de unidad y de encontrar pautas comunes que permitan estructurar la disciplina en los años venideros para poder seguir creciendo y llegar a más personas.

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    spot_img